martes 28 de septiembre de 2021

Claudia Vásquez Gómez presenta Olvido, una intervención efímera en el exterior del Centro Nacional de Arte Contemporáneo

Desde el mediados de septiembre, la artista chilena Claudia Vásquez Gómez está realizando la obra Olvidoen el exterior del CNAC, cuya apertura se encuentra programada para el día 2 de octubre al mediodía.

Esta obra, comisionada por el Centro Nacional de Arte Contemporáneo y que se enmarca en las celebraciones de los 5 años de éste, y del día de las Artes Visuales, estará expuesta en el exterior y consiste en letras formadas con pasto que escriben la frase: “A veces olvido que estoy aquí”, una poesía/ escritura que invita a los visitantes a volver a pensar, habitar y soñar este espacio y la historia que lo contiene.

 

Claudia Vásquez Gómez es una artista multidisciplinaria que mezcla estudios de las artes visuales, biología y danza, enfocándose en la creación y producción de intervenciones urbanas, arte en la naturaleza, performances e instalaciones, y utilizando muchas veces la escritura en sus obras.

La artista chilena ha expuesto colectiva e individualmente en Chile y el extranjero. Participó de la primera Bienal Internacional de Performance Deformes (2006) en el Museo de Arte Contemporáneo en Chile y en Land Arts of the American West en 2017 en el Museo de la Universidad de Texas en Estados Unidos.

Olvido es una propuesta que surge a partir de la relación establecida entre las obras Esquecimiento, la cual fue desarrollada por la artista en la residencia Vaivem en SESC Pinheiros en São Paulo en 2014, y la obra Paisaje Chileno, desarrollada en la residencia Ciudad H, en el Centro Cultural Matucana 100 en Santiago en 2015.

En la residencia en Vaivem los y las artistas participantes reflexionaron sobre la noción de desplazamiento como lugar de aprendizaje creativo, en este contexto se desarrolla la obra Esquecimiento donde se podía leer la frase Às vezes eu esqueço que estou aqui (A veces olvido que estoy aquí).

Olvido nace a partir de la curiosidad de explorar los diferentes espacios expositivos que ofrece el Centro Nacional de Arte Contemporáneo, donde el lugar como territorio físico invita a la artista a pensar cómo habitarlo y cómo relacionarse con él.

La historia del espacio donde se ubicaba el Aeródromo Cerrillos, también fue importante para la concepción de la obra según explica la artista. “El paisaje sonoro del ex aeropuerto Cerrillos me acompañó durante infancia. Viví cerca de él durante 13 años. Tras más de 25 años alejada del lugar, volví para conocer el nuevo Centro Nacional, el cual fue emplazado en el edificio que albergaba las dependencias del ex aeropuerto.Sumado a lo anterior y al conocer que uno de los ejes de investigación del Centro corresponde a ‘territorio y memoria’,  decidí presentar una propuesta de intervención site specific”, comenta la artista sobre la obra.

La primera función de este lugar a comienzos de los años 30 fue agilizar las comunicaciones al interior del país, materializado esto en el transporte de correspondencia y de carga; luego en 2005, el MINVU autorizó el cambio de suelo que pasó de la categoría de “infraestructura aeroportuaria” a la categoría de uso “habitacional mixto”. Lo que implica este cambio, como su nombre lo indica, es la autorización de edificación de conjuntos habitacionales de un proyecto público-privado.

En 2006 se clausura el aeródromo, dando origen al proyecto urbano “Parque Bicentenario”, inaugurado en septiembre del año 2011; en 2012 la Corte Suprema anula la sentencia dictada en el año 2005 por parte del MINVU que autorizaba el cambio de uso de suelo del lugar dado que, en él, se detecta la presencia de residuos tóxicos, metales pesados y derivados del petróleo.

Entre los años 2015-2016, se llevó a cabo la remodelación del edificio del Aeródromo Cerrillos, para dar paso al Centro Nacional de Arte Contemporáneo. “Considero que el desplazamiento de un lugar a otro al interior de Santiago es una experiencia un tanto agresiva, que se contrapone a la pausa auditiva, emotiva y temporal de lo que acontece al desplazarnos en el Parque Cerrillos y en el Centro Nacional”, explica la artista quien recalca que Olvido, es una invitación a tomar una pausa emotiva, a caminar, a levantar la mirada, a reconocer la historia y el tiempo tanto del lugar como, de nosotros mismos.

La obra, que presenta una frase escrita a gran escala, está emplazada sobre la losa rescatada durante la remodelación del Aeródromo Cerrillos. Al igual que Esquecimiento se utiliza la frase “A veces olvido que estoy aquí”, la cual está construida con pasto. El proyecto contempla el “dejar secar” el material con que se escribe, como elemento que converge con el grandioso jardín siempre verde, que busca permanecer ahí.

“Claudia Vásquez Gómez es una artista de destacada labor, con una gran contundencia y rigor en su trabajo, aunque a veces poco conocida en nuestro país. La invitación a intervenir el espacio del CNAC con una obra efímera responde por un lado al trabajo enmarcado en la temática Territorios y Memorias que guía el accionar del Centro, y también a lo sugerente de la frase escrita como propuesta para esta obra, cuyo sentido puede estar tanto asociado a experiencias de índole subjetivo, como a otras que se vinculan con la historia del ex aeropuerto, sus hangares, el uso del suelo, el viento, y el modo en que el entorno está cambiando diariamente”, comenta la directora del CNAC, Soledad Novoa Donoso.

Vásquez Gómez forma parte del libro Mujeres en las Artes Visuales en Chile (2010-2020), publicación realizada por el Área de Artes Visuales del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, la cual será lanzada el próximo 29 de septiembre en el contexto de la celebración del Día de las Artes Visuales.